CLÍNICA IMAR

CIRUGÍA GENERAL

La especialidad de Cirugía General y Digestivo es aquella rama de la Medicina que se ocupa de las patologías cuyos tratamientos requieren una intervención quirúrgica, pudiendo ser ésta programada o urgente. Las áreas anatómicas de trabajo de la especialidad son muy amplias. Incluye todo el aparato digestivo, desde el esófago al ano, hígado, y bazo; sistema endocrino: mama, tiroides, páncreas, suprarrenales; piel y partes blandas; pared abdominal…

Algunas de las patología más frecuentes tratadas por el cirujano son:

Las piedras en la vesícula pueden ocasionar multitud de síntomas, desde más leves como el cólico biliar, hasta más graves, como la pancreatitis aguda litiásica. Una vez diagnosticada la colelitiasis como causa de estos síntomas, el tratamiento requiere la extirpación de la vesícula, lo que habitualmente se realiza por vía laparoscópica.

Los orificios naturales de la pared abdominal pueden generar un bultoma o hernia por salida a su través del contenido intraabdominal. También se consideran hernias, aunque adquiridas, las producidas a través de heridas de cirugías previas. La corrección de esta patología requiere la colocación de una malla que tape y refuerce el orificio.

Son múltiples las lesiones que pueden afectar a la mama, desde lesiones benignas (fibroadenomas) a lesiones malignas (cáncer de mama). El cirujano general trata quirúrgicamente todas las lesiones, realizando extirpaciones de las lesiones conservando la mama o extirpando la mama completa en caso de ser necesario.

La inflamación del apéndice produce una clínica aguda de dolor abdominal, fiebre y vómitos. Cuando se diagnostica requiere un tratamiento quirúrgico urgente para extraer el apéndice.

Son muchas las lesiones que aparecen en la piel y tejidos subyacentes que requieren cirugía, desde lesiones benignas como los lipomas o los quistes sebáceos, a lesiones malignas, como los melanomas.

La Coloproctología es la rama de la Cirugía General y Digestiva que se dedica específicamente a la patología del colon, recto y ano. Supone casi el 50% de las consultas realizadas a la especialidad. La amplitud de trabajo es grande, desde patologías malignas como el cáncer de colon y recto, a benignas, como las muy frecuentes afecciones del ano. Éstas últimas, afectan a una gran parte de la población a lo largo de la vida.

Heridas en el margen del ano, que sangran y duelen intensamente al realizar deposición.

Comunicaciones anómalas entre el interior del canal anal y la piel, que supuran y se infectan.

Quiste generado de los pelos en la región interglútea, que también supura y se infecta con frecuencia.

Conglomerados vasculares presentes en el canal anal, que en caso de dilatarse y congestionarse producen síntomas de prurito, dolor, sangrado,…

Las opciones terapéuticas que ofrece el cirujano general son también muy amplias. Contemplan desde el manejo médico conservador para algunas patologías como la fisura. También el tratamiento instrumental o cirugía sin dolor (para las hemorroides). Sin olvidarnos de los procedimientos con anestesia local (problemas cutáneos, sinus pilonidales, fistulas sencillas o  hemorroides). Además, desde cirugías que requieren ingreso de menos de 24 horas (hernias, colelitiasis,…) hasta cirugías con ingreso más prolongado (habitualmente la cirugía abierta o laparoscópica del abdomen).