Clinica Imar

Resistencia a la insulina en SOP

Aproximadamente el 60% de las pacientes con SOP cursarán con resistencia a la insulina en SOP y muchas dudas se han generado respecto a este problema que puede ser origen o puede ser consecuencia en mujeres con la enfermedad. El aumento de la insulina en sangre por diversas vías puede ocasionar un aumento de andrógenos que van a perpetuar el SOP en sí mismo.

El Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) es una de las enfermedades ginecológicas más importantes además de la endocrinopatía  (enfermedad glandular) más frecuente en mujeres en edad reproductiva encontrándose presente en un 8-12 % de ellas. Su diagnóstico se establece al reunir dos de los siguientes tres datos clínicos: anovulación, hiperandrogenismo y ovarios poliquísticos por ecografía. Recomendamos leer: SOP: diagnóstico y fenotipos, además de: El A,B,C del SOP.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y que ayuda al metabolismo de la glucosa. El cuerpo, por diversos motivos puede volverse resistente a la acción de la insulina desencadenando, por lo tanto, una mayor producción de la misma como efecto compensatorio. Al final se logrará regular la glucosa en sangre, pero existirá una hiperinsulinemia en sangre.

¿Qué síntomas presentan las pacientes?

En la gran mayoría ninguno. De hecho, muchas veces el diagnóstico sólo se establece cuando se solicita la analítica específica. Vale la pena comentar que la resistencia a la insulina puede provocar tendencia a una obesidad de difícil control como es la que ocurre en pacientes con el Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

¿Cuál es la evolución de la resistencia a la insulina?

Si existe algún tipo de problema que desencadene la resistencia a la insulina en SOP y ese estímulo se perpetúa, se puede llegar a desarrollar diabetes mellitus que es un exceso de glucosa en la sangre y es perjudicial para la salud. La diabetes puede dar síntomas como poliuria. (Orinan más frecuentemente), polidipsia. (Tienen más sed de lo habitual), visión borrosa, cansancio entre otros.

¿En quién es más frecuente la RI?

Existen situaciones y enfermedades que pueden ser factores de riesgo para que una mujer desarrolle RI:

  • Aumento en la edad.
  • Aumento en el peso. (Obesidad)
  • Antecedentes en la familia de diabetes mellitus.
  • Hígado graso.
  • Sedentarismo
  •  Tabaquismo
  • Raza (Afroamericano. Nativo-americano.)
  • Uso de esteroides.
  • Síndrome de ovarios poliquísticos.

¿Cómo se diagnostica la RI?

A pesar de múltiples trabajos en el mundo aún no existe una prueba de laboratorio en la que todos los clínicos estén de acuerdo que sea la más conveniente. Existe una prueba llamada clamp euglucémico que es la más compleja, otro que es el HOMA. (Homeostasis Model Assesment of Insuline Resistence) es el más sencillo de realizar, pero menos certero. Cada vez es más aceptado el utilizar la curva de glucosa e insulina.

¿Cómo se realiza la curva de glucosa e insulina?

Se realiza una toma de sangre a la persona en ayuno, se da una carga de 75 gms de glucosa por vía oral y posteriormente se realizan determinaciones a los 30, 60 y 120 minutos. El resultado de los 120 minutos es, probablemente, el que más información puede ofrecernos respecto a resistencia de insulina y muchos clínicos sólo realizan este último.

¿Sirve diagnosticar RI en mujeres con SOP?

Mucho. El tratamiento de la resistencia a la insulina puede ocasionar disminución del peso y de forma colateral esto va a disminuir los andrógenos en sangre. La mayoría de las pacientes con obesidad tendrán RI e inclusive pacientes delgadas con SOP pueden cursar con RI siendo candidatas a tratamientos específicos.

¿Cuál es el tratamiento de la RI?

Mucho. El tratamiento de la resistencia a la insulina puede ocasionar disminución del peso y de forma colateral esto va a disminuir los andrógenos en sangre. La mayoría de las pacientes con obesidad tendrán RI e inclusive pacientes delgadas con SOP pueden cursar con RI siendo candidatas a tratamientos específicos.

La dieta y el ejercicio son la base del tratamiento de este problema, pero existen medicamentos como la metformina o suplementos nutricionales denominados quiroinositol y mioinositol que, a pesar de ser usados de forma generalizada, aún existe controversia acerca de su utilidad real.

¿Qué pacientes se van a beneficiar con el diagnóstico y tratamiento de la RI?

  • Mujeres con obesidad.
  • Mujeres con obesidad que no han respondido a dietas.
  • Pacientes anovuladoras. Pueden llegar a ovular de forma espontánea.
  • Ciclos irregulares. Cuando la mujer recobra su ovulación espontánea puede volver a tener ciclos menstruales regulares.
  • Mujeres con acné o hirsutismo. Al disminuir la hiperinsulinemia disminuyen los andrógenos en sangre y pueden disminuir dichos síntomas.
  • Mujeres que no quieren usar hormonales (anticonceptivos) para controlar sus síntomas de SOP. En caso de cursar con RI y recibir tratamiento oportuno pueden mejorar.
  • Mujeres con esterilidad. Tratamiento adecuado ha demostrado aumentar las posibilidades de embarazo en pacientes con SOP y RI. Muchas veces basta la reducción de un 10% de su sobrepeso para ver resultados.
  • Mujeres en tratamientos de reproducción. Se ha demostrado que pacientes con sobrepeso y RI que realizan técnicas de reproducción asistida mejoran sus resultados reproductivos al recibir tratamiento para RI siempre que esté indicado.
  • Mujeres hipertensas con RI. La reducción del peso puede traer una mejoría en el control de sus cifras elevadas de tensión arterial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies